Autobombas de los Zapadores se usan para llenar piletas 23-01-2007
Los Bomberos Zapadores de Rosario encontraron una nueva tarea para pasar el verano: las autobombas del cuerpo que depende de la Unidad Regional II se utilizan para llenar piletas de casas particulares. Según denunciaron fuentes que conocen de cerca este particular servicio, el trabajo se realiza con el consentimiento de las autoridades del grupo, pero es completamente irregular.

Las salidas de los vehículos para cumplir estas misiones se hacen siempre sobre el mediodía o la nochecita, cuando la actividad es menor y nunca quedan asentadas en el parte diario.

Sin embargo, la ausencia de los móviles no pasa desapercibida. En el cuartel de calle Córdoba 2833 hay sólo dos autobombas en uso, por lo cual de producirse dos incendios simultáneos en esos horarios, uno quedaría desatendido.

La autobomba Nº 2074 de los Bomberos Zapadores que ayer al mediodía se estacionó en la casa de dos plantas que está ubicada en Godoy y Liniers despertó las primeras sospechas de los vecinos. Al principio, su presencia causó alarma en el barrio, pero afortunadamente no había que lamentar ningún incendio.

En cambio, vecinos del lugar pudieron advertir como dos efectivos del cuerpo -debidamente uniformados- ingresaban al inmueble, desplegaban las mangueras del vehículo y descargaban en la pileta del jardín el contenido de las cubas.

Según algunos ocasionales testigos, toda la operación de llenado de la pileta duró una media hora. Y finalizada la tarea, la roja autobomba se alejó del edificio de dos plantas silbando tan bajito como había llegado.


Servicio especial
Fuentes que prefirieron mantenerse en el anonimato confirmaron a La Capital que episodios como ese llegan a repetirse varias veces en una semana Desde hace unos dos años las cubas de los Zapadores se usan para llenar piscinas de casas particulares En el cuartel lo saben todos apuntaron

De acuerdo a este relato, este tipo de servicios reporta un importante beneficio a dueños de piletas que tienen medidor de agua y carecen de perforaciones.

En rigor, el metro cúbico de agua cuesta 33 centavos y cuando se supera un límite permitido aumenta su valor. Claro que habría que analizar puntualmente las dimensiones de cada pileta para saber cuánto cuesta llenarla.

También es probable que el servicio de los bomberos evite un importante gasto energético que demandaría la bomba. Dos cuestiones que deben hacer más rentable la llegada de las cubas de los Zapadores a distintos puntos de Rosario y hasta algunas zonas aledañas.


Sin registro
La forma en que se organizan los labores también permite levantar algunas sospechas

Las salidas se concretan siempre sobre el mediodía o la nochecita, cuando en el cuartel hay menos gente, y ninguna de ellas quedaría registrada en el parte diario que da cuenta del movimiento de autobombas y agentes.

"Todas las salidas de los móviles, sea por un incendio o por otros motivos, tienen que figurar en el libro de guardia. Pero estas no se asientan, el coche sale a la calle y nadie pregunta nada", explicaron.

Aún así, este tipo de salidas no es poco frecuente. Hasta hay días en los que pueden realizarse dos servicios, siempre sin llenar el parte de guardia.

Los destinos de las autobombas son siempre similares: casas de familias de clase media o media alta que cuentan con piscinas más o menos voluminosas. Tanto que, a veces, los 20 mil litros que transportan las cubas de los Zapadores no alcanzan y hay que realizar dos viajes.


Sin respuesta
Actualmente los Bomberos Zapadores cuentan con tres autobombas Una de ellas tiene más de 30 años y está prácticamente fuera de servicio De las otras dos compradas en diciembre de 2004 una suele cumplir con el servicio de llenar piletas de natación en casas particulares

De esta forma, de producirse dos incendios simultáneos, uno quedaría sin respuesta. "Ni siquiera es necesario que haya dos incendios, con uno de magnitud que no se alcance a sofocar con una cuba basta", arriesgaron fuentes experimentadas en el manejo de fuego.


Verdadero riesgo
Algunos recordaron una situación del verano pasado Hubo un incendio de pasto en un baldío y al mismo tiempo se desató fuego en una casa La autobomba estaba dando agua a una pileta y tardó en llegar por lo cual las llamas ya habían alcanzado a la casa de al lado contaron y remataron Esos son los verdaderos riesgos de esta cosa.
 
Fuente: La Capital